Cuida un poco tus memorias USB

Publicado por Loli Diéguez en

Hacemos que las memorias USB y las tarjetas SD pasen por mucho trabajo y abusamos muchísimos de ellas en nuestros proyectos, y eso hace que muchas veces las dejamos en un estado lamentable. Así que hoy vamos a darte unos consejos para que puedas volver a usarlas.

Una de las aplicaciones que más usamos para escribir en una memoria USB o tarjeta SD es Etcher, que nos permite por ejemplo, montar Raspbian en una tarjeta SD para Raspberry Pi u otras distribuciones populares de Linux para arrancar un PC desde un USB.

Etcher se utiliza para grabar memorias USB y tarjetas SD, aunque, hay algunas excepciones en las que una grabación no tiene éxito o, más comúnmente, un usuario monta una imagen de Linux, pero luego no se da cuenta de que su PC con Windows o Mac no puede leer su contenido. 

Empecemos por lo básicos

En primer lugar, Etcher es completamente incapaz de "bloquear" o matar una unidad, la aplicación solo puede escribir el contenido del archivo de imagen proporcionado byte a byte en la unidad USB o SD.

Desafortunadamente, las tarjetas SD y las unidades USB pueden desgastarse y tienen unos  ciclos de escritura limitados que pueden soportar, y es cuando llegamos a este límite cuando los dispositivos comienzan a fallar y hacer inutilizable la unidad.

Básicamente lo que ocurre es que una aplicación como Etcher intenta escribir datos, 0 y 1, pero aunque la unidad acepta los datos que se escribirán, los contenedores de almacenamiento responsables de mantener esos 1 y 0 no hacen su trabajo y mantienen los valores anteriores, en definitiva, no almacenan los datos nuevos.

Aunque en este punto pueden ocurrir dos cosas:

El flash falla (ya sea durante la "etapa de escritura" o más tarde, en la etapa de "verificación"): una aplicación como Etcher informa que el proceso de grabación no tuvo éxito. Si este proceso falla durante la etapa de "escritura", es probable que la unidad esté muriendo y puede ser el momento de cambiarlo por uno nuevo. Los errores de la etapa de verificación probablemente indiquen sectores defectuosos en el dispositivo. Sin embargo, los usuarios de Windows pueden obtener un resultado falso positivo aquí en ocasiones, ya que Windows crea una carpeta en la unidad entre las etapas de escritura y verificación.

La otra cosa que puede ocurrir, es que la unidad no se dé cuenta de que los datos no persistieron o no se almacenaron de manera segura en cada celda, ¡y te informa que todo se completó correctamente! Pero cuando vaya a usar la memoria más tarde, Ubuntu, Raspbian u otro sistema operativo espere encontrar datos en una ubicación específica, y luego esos datos no estén allí, lo que implicaría que no puedas leer los datos o si lo estabas usando para instalar un nuevo sistema operativo, el proceso fallara y se parara, así que de nuevo, significara que tendrás que comprar una nueva memoria USB.

 

Cómo recuperar una unidad USB o una tarjeta SD

Usando Windows

El método que uses para restaurar un dispositivo depende del sistema operativo que uses en tu ordenador.

Comencemos con Windows.

En Windows, necesitarás usar la utilidad diskpart, que es una herramienta que viene integrada en Windows, aunque necesitarás usar la línea de comando para usarla.

Abre cmd.exe desde la lista de aplicaciones instaladas, o desde el cuadro de diálogo "Ejecutar ...".. 

Escribe 'cmd.exe' sin las comillas y presiona Enter.

cmd.exe

En la ventana de terminal resultante, escribe diskpart.exe y presiona Enter. Te pedirá que proporciones permisos de administrador y aparecerá una nueva ventana de aviso. Los siguientes comandos deben ejecutarse en la nueva ventana.

ventana diskpart.exe

Ejecuta list disk para enumerar las unidades disponibles. Toma nota del Número ID que identifica la unidad que deseas recuperar. En esta captura de pantalla, "Drive 2" es la tarjeta SD de 32 GB adjunta que quiero recuperar:

Ejecutar listado

Ejecuta select disk N, donde corresponde al ID del paso anterior. Y luego, da a clean. Este comando limpiará completamente tu disco, borrando cualquier sistema de archivos existente.

Comando de limpiez

En este punto, la unidad ahora está en blanco y se puede volver a flashear. O puedes volver a agregarle una partición y formatearla, para que actúe como un dispositivo de almacenamiento normal. 

Haz lo siguiente:

  • Tipo create partition primary
  • Tipo select partition 1
  • Tipo format quick

Opción de formatear

Una vez formateado correctamente, deberías poder utilizar tu unidad USB o tarjeta SD de nuevo.

Usando MacOS

Sigue estas instrucciones, si estás usando MacOS. 

Comienza abriendo la aplicación Terminal, yendo al Finder, navegando a la carpeta Utilidades y haciendo doble clic en Terminal.

Pantalla de Utilities de MacOS

Escribe diskutil list y presiona Enter. Verás las unidades en la lista, solo busca la que coincida con tu dispositivo y toma nota del "Identificador" en el lado derecho. En este ejemplo, puedes ver que una tarjeta SD de 32 GB es "disk2".

Pantalla con el identificador

Escribe diskutil eraseDisk FAT32 UNTITLED MBRFormat /dev/diskN donde la "N" es el valor que se muestra en el comando anterior. Entonces, en este ejemplo, es 'disk2' el que necesitamos usar.

Pantalla MaCos

Ver resultados similares significa que esta unidad debería estar lista para usarse nuevamente.

Usando Linux

Asegúrate de que la unidad esté desmontada ( umount /dev/xxx) y ejecuta el siguiente comando como root, reemplazándolo xxx por la ruta real de tu dispositivo:

dd if=/dev/zero of=/dev/xxx bs=512 count=1 conv=notrunc

Esperamos que esto ayude a restaurar tu disco.

En este punto, tu USB o tarjeta SD esta restaurada y lista para volver a usarse, asumiendo que simplemente estaba en un estado corrupto o no estaba siendo reconocido por tu sistema operativo. 

Aunque ten en cuenta, que este proceso no podrás repetirlo de forma infinita, estos dispositivos tienen un tiempo de vida que sobre todo viene marcado por los ciclos de escritura que son capaces de soportar, es algo que incluso los discos SSD también tienen que tener.

SI QUIERES MÁS ARTÍCULOS COMO ESTE, SIGUE LEYENDO AQUÍ


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →